“Como en la Familia de Nazaret, forjemos el Hombre Nuevo:

libre y responsable, amante del saber, constructor de la paz, 

orante, solidario, fraterno”

Hay una forma de Educar en la que el colegio pone todo su interés: formar Personas, con un estilo y desde un espíritu, que para nosotros es el de Familia.

¿Qué hombre, qué persona?

Teniendo en cuenta tres dimensiones: personal, comunitaria, espiritual.
 
Dimensión personal
(libre y responsable, amante del saber)
  • Una persona que valora su dignidad y la de los demás
  • Una persona interesada en llegar a su perfeccionamiento
  • Una persona capaz de asumir su propio proyecto de vida integrando en él sus aspiraciones y deseos, sus posibilidades reales y sus deberes
  • Una persona que es protagonista y responsable de su historia personal y colectiva
  • Una persona libre de los prejuicios sociales
  • Una persona consciente de sus condiciones particulares y peculiares, de sus cualidades y límites, dispuesta a dejarse orientar, y dispuesta a optar responsablemente
  • Una persona libre para aprender de los otros

Dimensión comunitaria
(abierto a la comunidad, solidario, fraterno, constructor de la paz)
  • Una persona abierta a los demás
  • Una persona consciente del valor de las demás personas
  • Una persona capaz de construir la comunidad con su aporte
  • Una persona que se construye en relación y armonía con los otros: en el amor, el perdón y el servicio
  • Una persona con un sano juicio crítico
  • Una persona capaz de diálogo y de trabajar por y con los demás
  • Una persona consciente de sus derechos y obligaciones
  • Una persona que sabe integrarse responsablemente en la comunidad y contribuir a mejorarla
  • Una persona inculturada en su pueblo y al mismo tiempo abierta a otras culturas y a la problemática de su tiempo y mundo

Dimensión espiritual
(orante, fraterno, constructor de la paz)
  • Una persona que se sabe creada y amada por Dios y en relación filial con Él
  • Una persona en relación con los demás
  • Una persona con sensibilidad hacia la naturaleza, sabiendo desde ella elevarse hacia Dios
  • Una persona que cree en Jesús como Salvador y Señor, que acoge y vive su mensaje
  • Una persona que vive, celebra y testimonia su fe
  • Una persona que asume los valores del evangelio como: fraternidad, paz, justicia, ,liberación integral del hombre (y que lucha por encarnarlos), que madura su fe y descubre su vocación
  • Dicho con palabras del Hno. Gabriel – Fundador- : “formar buenos ciudadanos para la sociedad y santos para el cielo”
  • Una persona en armonía consigo mismo, con los otros y con Dios